ENSAYO DE ALGODÓN ORGÁNICO EN CÓRDOBA

Os escribimos para contaros que en abril de este año 2018 se volvió a iniciar un ensayo para producir algodón orgánico gracias al Sr. Alberto Gómez. Como ya sabéis, anteriormente desde la COAG ya se habían hecho algunos ensayos. Nosotros seguimos trabajando para apoyar todas las iniciativas que nos permitan avanzar hacia un algodón más respetuoso y pasar de la producción integrada a la producción orgánica. Os remitimos a un post anterior donde os contábamos exactamente qué es esto de la producción integrada por si necesitáis saber más:

De qué hablamos cuando hablamos de producción integrada?

Así pues, este año, se plantaron semillas de algodón orgánico de dos orígenes diferentes. Una de las variedades no germinó y se perdieron 2/3 del terreno sembrado, pero quedó una parcela de 3.000 metros cuadrados donde se desarrollaba bien la otra variedad.

Las plantas estaban creciendo a Córdoba de la mano de Alberto y sus compañeros, que forman parte de una empresa familiar cordobesa que se dedica a la agricultura ecológica siguiendo los criterios de la agroecología y, en la medida de lo posible, de la biodinámica (cuidado de la biodiversidad, atención al calendario astral para las fechas de siembra, no uso de químicos de síntesis, responsabilidad social, etc…). También plantan trigos tradicionales (los de siempre, los de antes de la llegada de las semillas patentadas por las multinacionales) que después transformarán en panes artesanos y ecológicos. También siembran hortícolas y producen aceite de oliva virgen extra ecológico.

Alberto nos cuenta, en sus cartas con los detalles del proceso, que tras una breve investigación, se dio cuenta de que no existía ningún procedimiento para producir algodón orgánico en España. Las semillas son complicadas de obtener, no hay agricultores especializados ni desmotadoras que tengan líneas de ecológico. Por eso, lo que estamos haciendo, representa un gran reto para nosotros!

En la tierra donde se sembró el algodón, se habían sembrado habas en noviembre, con el objetivo de producir abono verde, ya que el haba es productora natural de nitrógeno. Las lluvias de marzo (unos 400 litros / m2), las más grandes en muchos años, contribuyeron al buen desarrollo de las habas que dieron lugar a una gran masa verde de 1,20 metros de altura. Cuando fue la hora de desbrozar las habas, se dejó madurar el desbroce al sol y luego se incorporó a la tierra, dejándola en condiciones óptimas para la siembra.

La siembra de las semillas de algodón pertenece a la variedad Elpida y se hizo a principios de junio con una sembradora neumática en las calles, a una distancia de 90 cm y de 20 cm entre plantas.

Para que os hagáis una idea de las dificultades de hacer producción orgánica y la necesidad de reaprender métodos y sistemas de protección del cultivo, este mes de agosto una plaga de conejos nos hizo perder todo el ensayo.

A pesar de las dificultades, seguiremos adelante para poder conseguir nuestro objetivo y ofreceros algodón 100% natural, 100% local.

Gracias por leernos es un placer para nosotros haceros partícipes de nuestro trabajo! Salud y algodón!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *