La hilatura

En la hilatura empieza el proceso industrial de todo el sector textil.

Muchas grandes empresas del siglo pasado empezaban con la hilatura y seguían todos los procesos de tejido, acabado y comercialización de los productos confeccionados y con marca propia.

 Hilar consiste en convertir la fibra de algodón suelta en hilo.

filatura1

Esto implica toda una serie de pasos por diferentes  máquinas:

Abrir las pacas i mezclar las fibras, dejarlas respirar, limpiarlas, quitar las impurezas, eliminar las fibras demasiado cortas, alinearlas y ponerlas en paralelo hasta obtener una mecha fibrosa…

Ir peinando estas mechas, mezclándolas para obtener más uniformidad, estirando y dando torsión en diferentes pasos, hasta obtener la calidad y grueso óptimos que deseamos o que pretendíamos.

El proceso es tan largo y puede ser tan refinado como queramos, y las máquinas son extensiones de caminos que conducen de un paso a otro, comunicándose directamente en muchos casos. En argot de los trabajadores las llamábamos “las continuas”.

 Escoger el hilo óptimo a fabricar, a partir de la fibra que tenemos en las manos, es el primer paso para diseñar un buen producto.

 El algodón español tiene fama de ser una fibra de longitud y finura medianas, pero con mucho nervio. Esto no nos permite fabricar tejidos hiperligeros y refinados como el algodón egipcio, pero nos proporciona un hilo también de finura mediana, limpio, resistente y utilitario: perfecto para unos buenos básicos en género de punto y en tejidos de peso medio.

En Cotó Roig hemos diseñado estos hilos de la mano del hilador de Ripoll i de los agricultores de Sevilla, i sobra decir, que no nos vamos a ahorrar ninguno de estos preciosos pasos de la hilatura para obtener, finalmente, los mejores tejidos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *