Hasta pronto

amigos de Cotó Roig,

serán 7 en 2020 y casi 7 más de Aixovar….. en total 14, en mi infancia eran cifras importantes para un individuo:

Veréis: a los 7 años, hacíamos la primera comunión: un ritual que significaba: ya eres parte del común (ya no eres de mamá), te regalamos un reloj y empiezas a ser responsable de cumplir….a los 14, ya podíamos trabajar, aportar economía a la tribu, ya éramos mayores para ayudar, aunque no todavía para decidir o votar…. pero éramos útiles!!!!!

ahora sucede que ya crecí, tanto, tanto que ya es tiempo de jubileo y, tal vez como en la adolescencia, sea más un tiempo para aportar que no para decidir… el futuro ya es del común y necesita, por naturaleza, juventud y potencia si quiere ser transformador.

me retiro pues de Cotó Roig, este proyecto tan amado, y me gustaría daros mi balance personal, de la misma forma que lo hicimos cuando nos presentamos en la web: agradeciendo este encuentro para construir un sueño que era posible, creíamos..y al que vosotras respondisteis con un Sí.

en este recorrido tan breve para un proyecto tan ambicioso, he aprendido muchas cosas de Àngels:

…….como la palabra Trazabilidad, que en 2014 era casi desconocida en el cotidiano. Hoy conozco también su valor y contenido: no se trata tan solo de saber de donde nos vienen las cosas, sino de acompañarse y cooperar en todos los eslabones de la cadena. Cotó Roig ha conseguido que sea una realidad, estoy agradecida de conocer de su mano los agricultores y los campos de algodón, que nunca había visto antes en 40 años de vivir en y para el textil algodonero, por fin, he cerrado el ciclo de este sector maravilloso que es el textil.

también el textil ha sido la excusa de conocer esta mujer potente trabajadora y persistente que es, espero que encuentre el equipo adecuado para llevar a Cotó Roig a donde espero y se merece:

a ser un referente europeo, sostenible y creador de economía.

en realidad, como experiencia piloto, ya lo es en este momento.                                                        gracias Àngels por el privilegio de haberlo compartido y juntas hacerlo visible, gracias por haberlo sostenido hasta ahora, por tu persistencia y tu capacidad de entrega.

Cotó Roig, es una buena Ítaca para que los jóvenes se embarquen… desde tierra, los viejos, visualizamos y soplamos… nos iremos reencontrando en el mar del textil.                                    un ancho abrazo para todos y que soplen vientos favorables

Mi correo personal, donde me encontraréis en el futuro:                  rosetabosch@gmail.com                          607716772